martes, enero 22, 2013

Daredevil #2

He vuelto, asi que dejad de repartiros mis cosas como si hubiera muerto.

Eso si, ante todo, lo primero disculparme por una ausencia a todas luces demasiado larga. Sumadle a los compromisos típicos de la navidad, los tópicos sobre la cuesta de Enero, pero sobre todo mi prolongada ausencia de esta esquina olvidada ha sido mi dejadez. Espero ir cogiendo el ritmo que solía tener...

Estas navidades tuvimos la suerte de poder disfrutar de un nuevo tomo del estupendo Daredevil de Mark Waid, Paolo Rivera y amigos(Menos Koi Pham). La verdad es que el tomo salió en el momento oportuno ya que no hay nada que quede peor que tragarte un número de temática navideña en pleno agosto con la solanera.

No quisiera entrar en el debate o discusión al respecto de los premios que se ha llevado la etapa en la ultima entrega de premios Eisner(y no olvidemos los Harvey), si los merece o no. A la vista están los méritos:  un apartado artístico que no se limita a la mera sucesión de imágenes(Menos Koi Pham),  un uso inteligente de la narrativa propia del medio(otra vez, esto es aplicable a todos menos al sr Pham), unas historias propias del género superheroico, sin mezclar ni agitar con otros, nada de superhéroes y espías, nada de superhéroes roadmovie, nada de superhéroes slice of life, aquí hay superhéroes, y punto.

Ya lo dije en la anterior reseña, Daredevil no es el mejor cómic de superhéroes que hay ahora mismo ahí fuera, no solo porque seria una osadía  decir tal cosa, sino porque es imposible decidirse ahora mismo. Pero aunque no sea el mejor cómic superheroico del momento, es lo que debería de ser cualquier cómic de superhéroes hoy por hoy.

Las semillas del primer tomo siguen creciendo en estos siguientes números  Volvemos a ver a Matt enfrentarse a enemigos alejados de su galería de villanos pero siempre muy bien elegidos dando lugar a enfrentamientos verdaderamente interesantes. Si en el primer tomo le vimos luchar contra Klaw, aquí tenemos un viaje al submundo y una visita al reino del Hombre Topo. Volvemos a ver como intenta compaginar su nueva vida civil con su labor de superhéroe. Volvemos a tener al disco Omega y a la conspiranoia presente. Y lo mejor del tomo sin duda, volvemos a tener cameos de compañeros de fatigas.

El equipo creativo(Exceptuando a Koi Pham) asume todas las limitaciones con las que tiene que trabajar y mas allá de eso las utiliza como trampolín y las convierte en virtudes propias. En serio, me da exactamente igual que ya sepa cuales son los poderes de Daredevil siempre y cuando me lo cuenten tan bien en la historia siempre que sumen a la narración  y lo mismo pasa con cada vez que explica su trabajo nuevo, o cuando comenta lo espinoso de su problema con su identidad secreta.

La verdad es que es un tomo trufado con tres historias francamente buenas, el especial navideño ganador del Eisner al mejor numero unitario, la visita al Hombre Topo y el crossover con Spiderman y la Gata Negra.

Las dos primeras historias citadas son muy buenas mezclando una cantidad de emociones muy fuertes y con un fabuloso trabajo de Paolo Rivera(y de su señor padre, Joe Rivera, a las tintas), es genial ver como hay dibujantes que se dejan los cuernos(heh, lo pilláis ) por probar a hacer cosas nuevas.

Pero es el crossover con Spiderman el que mas me ha hecho disfrutar, una buena historia, sencilla con sus giros y cliffhangers como dios manda, cargada de diálogos con chispa(algunos hasta llegando a producirme carcajadas) y unos artistas invitados que no dan la sensación de estar ahí para rellenar huecos o dar aire al dibujante principal(Cosi lo parecen ser otros como Koi Pham).

Tanto Emma Rios como Kano hacen una labor estupenda con un saber hacer sobresaliente.

Eso si, la nota negativa del tomo la pone un Koi Pham que hace que uno se pregunte como dejan dibujar a ese hombre cualquier tomo, eso si, menos mal que los guiones lo hacen todo mas digerible. Ademas de eso destacar la estupenda labor del colorista(si, parece que no hago mas que tirar flores a todo el mundo) el verdadero artífice de que todo el tomo tenga una noción de conjunto y cohesión.

Si, la reseña es una aluvión de elogios a todo el equipo creativo, pero es que todos(menos Koi Pham) se complementan de forma estupenda.

Daredevil sigue siendo un tebeo de aventuras estupendo, con una mezcla perfecta de acción  drama y humor, imperialismo de leer y que deja un poso más que dulce.

Y lo mejor de todo es que no hay visos de que vaya a decaer.

Mejor aun, en marvel se están dando cuenta que a algunos superheroes les sienta muy bien este tono. Me muero de ganas de poder disfrutar del Hawkeye de Fraction, Aja y Pulido, al cual también le están poniendo como un cómic muy a tener en cuenta.

0 esquinazos:

Se ha producido un error en este gadget.