lunes, junio 21, 2010

Libros: Ver Delfos y morir





Es normal que una serie con tantas entregas como las del detective romano haya alguna que flojee, y me extraña que hasta ahora no había encontrado un libro que me hubiera resultado aburrido pero me temo que al final lo he encontrado. He tenido que llegar hasta la XVII aventura de Falco, pero he de decir que Davis me ha decepcionado con una trama aburrida, caótica, y que te deja con la sensación de no haber leído prácticamente nada.

En esta ocasión tenemos a Falco teniendo que ir a investigar un caso a Grecia, empujado por su suegra para ver en que lio se ha metido su hijo Aulo, que en la novela anterior había partido para grecia para estudiar derecho, y que se ha encontrado con el asesinato de una muchacha en mitad de un viaje de placer y que podría tener relación con la desaparición de otra chica tres años atrás... el muchacho intrigado se pone a indagar y claro, ¿quien acaba liado para la investigación? Nuestro protagonista por supuesto. Y a Grecia que parte con Helena, y una caterva de sobrinos, amigos, y Nux claro está...


A la trama le cuesta arrancar, y quizás sea que el propio libro se ve contagiado por el pesimismo que invade al propio Marco durante casi toda la novela, al ver que es casi incapaz de avanzar en el caso. 
El problema además es que tiene un final demasiado abrupto. Es cierto que ha habido otras en las que el verdadero asesino no se conoce hasta el final final, como ocurre mucho con las novelas de Agatha Christie, pero es que en este caso ha sido realmente sangrante, con un final apresurado y como muy brusco.





En fin, supongo que tenía que pasar, así que una vez que me toque el siguiente (que ya está en la pila de libros para leer como regalo de cumple) veremos como evoluciona el siguiente. Que es que aparte de enseñarnos un poco más el desarrollo de Albia y presentarnos al hijo de Glauco la trama "general" tiene más bien nada... ¿Será que echo de menos a Petronio Longo?

Se ha producido un error en este gadget.