lunes, noviembre 19, 2012

Alpha Flight, El Orgullo de la nacion.

Oh Canadá, nuestro hogar y tierra natal...

Le tengo mucho cariño a Alpha Flight, los primeros cómics que leí fueron los de la Patrulla-x y Alpha Flight que guardaba mi primo en archivadores en un desván del pueblo. Como sólo los podía leer cada vez que íbamos al pueblo las sesiones eran maratonianas, solo interrumpidas para ir a la alhacena para coger un puñado de almendras y partirlas a martillazos(que, era el pueblo no teniamos tenazas de marisco porque lo único que había entrado en la casa con mas cuatro patas fueron las escolopendras). Así que a la etapa inicial de Byrne en Alpha Flight le tengo mucho cariño, pese a que el recuerdo haya borrado mucho de lo que disfrutara.

Tras un primer volumen seminal que sentó las bases del grupo y los tonos de su historia, convirtiéndose en un verdadero no-grupo(los defensores son los típicos que se llevan este titulo, pero ellos salen siempre juntos en sus números  en el que primaban más las historias personales y particulares de cada miembro que la propia acción superheróica; nos llegaron dos nuevos volúmenes bastante rupturistas. El primero el de Steven T. Seagle, con un cambio casi total en la plantilla y con un tono conspiranoico al estilo expediente-x, a mi ver bastante entretenido, pero que pecaba de muchos de los fallos de achacables a su época (ah, los 90) y otros, menos excusables, como dejar una cantidad de cabos sueltos enorme. Del tercer volumen de la serie mejor ni hablamos.

Así nos plantamos a mediados de la década de 2000, en la que Alpha Flight habían sido relegados al ostracismo dedicados a sus labores, hasta que Brian Michael Bendis decidiera usarlos en su saga de Nuevos Vengadores, El Colectivo. Alpha Flight apareció como mero recurso para que el villano de turno pareciera mas poderoso e imparable matándolos a todos.

Y después de eso se fumó un puro mientras Joe le llamaba por teléfono para decirle "Maldita sea Brian! Lo has vuelto a lograr!"

Coñas aparte Alpha Flight no se merecía un final así  una nota a pie de pagina en un tebeo que ni era el suyo. Fue por eso que en el evento de la Guerra del Caos, protagonizado por Hércules  los superheroes canadienses decidieran volver de entre los muertos.

Gracias a otro evento, Miedo Encarnado, Alpha Flight consiguió serie propia, para que luego echemos pestes de los crossovers, parece que con los Alphas solo les traen cosas buenas(si nos olvidamos de ese intento de relanzar una serie de superheroes canadienses con superheroes americanos como paso en Civil War con Beta Flight, en serio, el USAgente de superheroe canadiense?).

Eso si, no todo son alegrías y alborozo, la serie fue cancelada debido a las ventas antes incluso de que pudiera llegar a España.

Aun así el equipo creativo consiguió zanjar una serie limitada de ocho números bastante resultona y cumplidora

El equipo guionista al mando de la serie, Greg Pak y Fred Van Lente, han conseguido desarrollar una formula que a ellos les funciona de maravilla a la hora de trabajar. Se demostró en su etapa de Hercules, sin duda la mejor que jamas ha tenido este personaje. Su planteamiento para la serie es el de intentar ofrecer lo que hizo del grupo algo distinto adaptándolo a tiempos modernos, nada de nuevos giros e incorporaciones sorpresas, dejemos esos esfuerzos para fórmulas que se agotan, no en series casi sin explotar.

Y es que en estos ocho números están todas las tramas típicas de los Alphas. Los conflictos con el gobierno, la mística canadiense, la esquizofrenia de Aurora/Jean-Marie, la relación de esta con Sasquatch, villanos clásicos  la integración de Marrina en la sociedad humana, cameos como los del Supervisor o Lobezno pero sobre todo Estrella del Norte comportándose como un cretino.

La trama, en la que un gobierno autoritario declara un estado de excepción y empieza a cometer barrabasadas dirigido por un supervillano megalómano, funciona muy bien y las piezas de la trama se encajan poco a poco. Eso si, en algún número pega algún bandazo brusco y se resuelve una situación de la trama con un Deus Ex-Machina consistente en una propia maquina que sale de la nada gracias a dejar en el banquillo a dos personajes y así salvar el día  Es hasta casi hiriente cuando un personaje directamente la llama "maquina milagrosa".

El dibujo de Dale Eaglesham cumple, sobrio y formal, y va de menos a más sobre todo cuando se libra del entintador  Sin estridencias pero sin aciertos por arriesgar, tiene algún detalle que chirría de vez en cuando, como alguna expresión facial, o los cascos de los agentes del departamento H que parecen escapados de la película Spaceballs. Las portadas, de otros autores siempre, por otro lado no merecen muchas alabanzas cayendo en los tópicos y sin ser nada del otro jueves.

Los únicos defectos que le puedo achacar al cómic vienen sobre todo de mis propias preferencias, por lo que quizás no deberían de tenerse muy en cuenta, pero es que si no lo digo reviento. Muchos de mis personajes favoritos de la escuadra no tienen el suficiente desarrollo, puede que debido a que al haber sido planteada inicialmente como una serie regular se esperase más desarrollo mas adelante. Luego está como algunos personajes son explotados solo por su vis cómica  resultando en una impresión plana de estos haciendo que sus problemas parezcan menos importantes, aquí el claro ejemplo son Puck y Marrina, el primero parece un tarado mientras que la segunda solo repite frases propias de Bender, o su versión Marvelita, el Hombre Maquina de Nextwave(cuando recupere mis Nextwave los veréis por aquí  porque lo merecen), el cual curiosamente tambien escribio Van Lente en Marvel Zombies III.

Y por último, lo que más me rompe las bolas es que siempre que aparece un personaje  homosexual, no solo tiene que serlo sino que ademas tiene que ejercer. Da la sensación de que los autores no saben como reaccionará un personaje ante una situación dependiendo de su sexualidad cuando seguramente resulte que su respuesta sea la misma. Pero no es así Estrella del norte se comporta como una adolescente hormonada mientras que Guardián  que esta en la misma situación con su esposa se comporta de forma totalmente distinta. Aun estoy esperando a que aparezca un personaje homosexual en un cómic de superheroes cuya característica más relevante no sea que es homosexual.

Pero volviendo al tema, y ya como cierre, nos encontramos con un tomo cerrado(pero con su punto de cliffhanger) con temas clásicos  pero actualizados. No es el mejor punto de partida para conocer a los personajes de Alpha Flight y leyendo esto no llegas a formarte una idea del alucinante bagaje con el que cargan muchos personajes. Por eso creo que es pasable para los que no estén al tanto del grupo y disfrutable hasta el punto de dejar con ganas de mas para los incondicionales del grupo.

2 esquinazos:

Dixy dijo...

Hola :)

Quisiera afiliarnos, si te parece bien, avísame en mi blog y enseguida te agrego.
Mi blog: http://anime--dimension.blogspot.com.es/

Saludos.

Dixy dijo...

Ya te afilié también, nos leemos ;)

Se ha producido un error en este gadget.