jueves, julio 19, 2007

Reseñas Comic: Daredevil: El diablo en la galería


Daredevil: El diablo en la galería (DD 14-17)
Guión: Ed Brubaker
Dibujo: Michael Lark, David Laparm
Color 48 págs 3,25€
Panini

Conmocionado por los sucesos ocurridos en el último número, Matt Murdock se dispone a encontrar al verdadero culpable, y ninguna fuerza en este mundo lo impedirá. Traspasado cualquier límite que pudiera haber respetado en el pasado, sólo una idea anida en su corazón. ¡El Hombre Sin Miedo busca venganza!

Es totalmente cierto que cuando lee comics de superhéroes asume una serie de directrices (excepto cuando el editor in chief quiere) que se suelen cumplir de manera indefectible. Uno de esos factores, o como queramos denominarlos, es el tratamiento de la muerte. Y es que no, la gente en el universo Marvel no se muere, simplemente desaparece un tiempo (antigüamente estimado en un mínimo de dos años) antes de volver con la clásica frase de "las noticias de mi muerte fueron exageradas". Y ejemplos tenemos a cientos, con explicaciones a cada cual más curiosa. Sin embargo, la muerte de Foggy Nelson ya ralla lo absurdo... ¡¡pero si "resucita" en la misma saga en la que muere leñe!! Al menos eso le añade cierto grado de coherencia, pues aquí no es una muerte narrada por un guionista que no le hace demasiada gracia a un editor en el futuro o que a otro guionista el personaje le gusta más y decide "recuperarlo", sino un elemento que mueve la historia y que espero que de bastante de sí en los próximos meses con sus consecuencias no tan directas.

Y es que el papelón que tenía Brubaker trás la marcha de Bendis de la serie era cualquier cosa excepto fácil, pues es listón estaba realmente alto. A muchos la etapa de Bendis les ha parecido muy pero que muy buena. A mi, ya me ha parecido incluso mejor que la de Miller (¡¡hereje!!) y del nivel de la de Nocenti, así que os podéis imaginar. Pero bueno, con esta primera saga, Brubaker al menos logra mantener el nivel, llevando al bueno de Matt a un entorno totalmente diferente al habitual, con su identidad en entredicho (en una historia que determina el bando del cuernecitos en la guerra civil casi seguro) y ahora el reto será ver si lo devuelve a su entorno habitual, retomando las historias de rutina o lo lleva por algunos derroteros nuevos.

En cuanto al dibujo, no me puedo creer lo que estoy a punto de escribir, pero el hueco dejado por Maleev (yo, que he sido tan esceptico con él...) era bastante grande, y sin embargo, sus sustituto ha sabido captar el ambiente que había creado este y sigue siendo muy oscuro, muy de acuerdo con la historia que cuenta.

Ahora a ver como continuan con el desarrollo del personaje, que sigue muy interesante.


Valoración 8/10

0 esquinazos:

Se ha producido un error en este gadget.