jueves, noviembre 15, 2012

Manga: Wild Life


Es curioso como a veces el peor enemigo de una serie puede ser la excesiva duración unidas a una periodicidad poco adecuada.


Si tengo que ser totalmente sincero, no tengo muy claro cuando comencé a comprar Wild Life, aunque sí tengo claro que fue cuando salió, fuera cuando fuera ello, y recuerdo que fue una serie que en su momento me llamó la atención más por su temática distinta a lo que solemos leer que por el guión en sí, y si bien es cierto que me resultó interesante al principio, y el humor me parecía que estaba bien llevado, ahora, unos 4 o 5 años más tarde (más o menos por número de tomos es lo que calculo que ha pasado) he tenido que pelearme en dos ocasiones con la serie, pues los dos últimos tomos se me han hecho eternos, pesados, y poco interesantes de leer. 

Quizás se deba a que al fin y al cabo yo no soy un fanático de los animales, y por lo tanto, ese interés inicial y esa curiosidad que me daba cuando leía los primeros números se ha tornado en más de lo mismo cada vez, solo que cambiando de animal y con casos de esos superextraños con los que el autor nos trata de hacer ver lo extenso que es el mundo animal y la cantidad de curiosidades y de reivindicaciones que se pueden contar mediante las páginas de un comic. Pero claro, el formato sigue siendo el mismo, los chistes no cambian, los personajes son otros y el protagonista pasa de ser el comparsa al maestro, aunque no veamos exactamente como se da el cambio (o yo no lo recuerdo, ¿veis? uno de los problemas de la periodicidad aleatoria)

¿Qué quiero decir con esto? Pues que me ha pasado un poco como me pasó con House. Al principio es una  serie interesante, con unos personajes entretenidos y unas interactuaciones que molan... pero que después de cierto número de capítulos me cansa y el formato es tremendamente repetitivo. Aquí me ha pasado algo por el estilo. Las historias son muy similares entre sí, cambiando el animal o los acompañantes (como en el caso de House, la enfermedad y los ayudantes) pero el fondo es el mismo, unido además en este caso a una moraleja constante de "cuidad a vuestros animales" que si bien es un mensaje útil, llega en ocasiones a recordarme al final de un capítulo de He-Man o los problemas crecen, cuando te contaban la moraleja del final del capítulo.


¿Qué voy a hacer con la serie a partir de ahora? Pues la verdad es que no lo se, porque  la verdad es que me fastidia un poco dejar de comprarla cuando llevo 20 tomos y quedan 7 para que acaben, pero también es verdad que no es una serie con una continuidad real, por lo que no me voy a quedar en "mitad de la historia" así que tengo muchas dudas... especialmente porque no tengo claro que me quiera deshacer de ella (cosa que no se si será fácil, porque la venta de manga de segunda mano o no se muy bien donde hacerla o no se mueve ahora mismo mucho, o todo de lo que me quiero librar es que es mierda xD) pero también comprarlos por completismo cuando la serie ya ha dejado de interesarme... pues dudo dudo, especialmente ahora que me he desenganchado de mierdas varias y he visto que no sufro demasiado por ello...

¿Qué opinión os da a vosotros esta serie?




1 esquinazos:

Anónimo dijo...

Este comic es genial vamos . Ademas, que mas quieres va de un veterinario no le puedes pedir que hagan otra cosa, que esperabas que cogiera una espada y se fuera a luchar contra shinigamis o que se convierta en maestro pokemon. Pero una cosa si es cierta house es un asco de serie .

Me encantan tus comentarios aunque no este de acuerdo con ellos pero suerte sigue comentando.

Se ha producido un error en este gadget.