jueves, noviembre 16, 2006

Lecturas: El gato que leía del reves


El gato que leia del reves
Lilian Jackson Braun
Título original: The Cat who could read backwards

Año: 1966
246 págs
1996 Plaza y Janes

En esta novela, la primera de la serie, al autora presenta a sus dos peculiares investigadores: Jim Qwilleran, un ex correwponsal de guerra que en la madurez decide orientar su actividad perdística hacia el refinado mundo del arte, mucho más acorde con su natural sibartisimo, y Koko, su sagaz gato siamés. En esta ocasión, la singular pareja deberá sumergirse en el siniestro submundo de chantajistas y falsificadores que se oculta trasla deslumbrante exquisitez de las galerías de arte.

Lo primero que me llamó la atención de esta novela fue su estilo, que me recordaba muchísimo al de la novela inglesa de misterio de mediados de siglo, cuyo mayor exponente es sin duda Agatha Christie. Por eso me extraño tanto que 1996 fuera su año de publicación. Por supuesto, eso solo demuestra una vez más lo lerdo que soy, pues esa era su fecha de publicación en castellano, siendo la novela de 1966, un año mucho más lógico.

En esta primera aventura se nos presenta a Jim, el co-protagonista de las aventuras. Un periodista que lleva unos años sin trabajar o haciendo encargos para periódicos y revistas cutres y que vuelve al pie del cañón tras trabajar como corresponsal de guerra y reportero de juicios para trabajar en la sección de arte de un periódico. ¿Poco intereante? Eso creia él, hasta que se ve metido en la maraña de celos, críticas y puñaladas que hay en el mundillo. Todo ello se adereza cuando el crítico con lengua más afilada de la ciudad y que trabaja en su mismo periódico se convierte en su casero y lo de las puñaladas comienza a ser algo más que una forma de hablar.
Resulta cuiosa la forma en la que nos presenta al que supongo que será el co-protagonista en las siguientes entregas, el gato. Un gato siamés que casí podría tildarse de tener una inteligencia similar a la humana o superior, será el que le de las pistas necesarias para resolver parte del misterio.

El libro nos presenta a una buena serie de personajes interesantes, en una trama bien construida y un misterio que no deja cabos sueltos y que además es realista (no como el 95% de los asesinatos que resuelve Conan Edogawa). Lo único que me parece que falla es que quizás es poco espectacular al a hora de resolver el caso, sin sorpresas excesivamente grandes que te hacen abrir la boca como cuando Poirot reunía al grupo de sospechosos para contar sus deducciones. Sin embargo, tampoco escapa a la lógica, pues el caso se construye sobre una base sólida.
Lo que sé, es que seguro que me leo el siguiente.

2 esquinazos:

Javier dijo...

Pues sí que suena interesante la novela.

Pero a ver, seguro que es el periodista, yo diría que el gato es quien resuelve todo, jajaja. Hay vida inteligente en la Tierra, y es gatuna ;P

Ulin dijo...

No lo dudes ni un instante... el tio es un patan, pero menos mal que tiene un gato que le diga las cosas. Además, ya se veía eso en el Inspector Gadget por ejemplo ¿no? xDDD

Se ha producido un error en este gadget.