miércoles, marzo 07, 2007

Reseñas Manga: La Tragedia de P


La Tragedia de P
Guión: Rumiko Takahashi
Dibujo: Rumiko Takahashi
B/N 208 pags 10€
Glenat

Pequeñas píldoras de encanto 100% Takahashi que causarán furor entre los aficionados a la obra de la reina del Manga. La tragedia de P recopila seis historias cortas llenas de personajes tan parecidos a nosotros que nos dan tristeza y ganas de vivir al mismo tiempo, mezclados en el absurdo cotidiano.

Seis historias autoconclusivas encontramos en este tomo que resultará un tanto extraño para los no tan incondicionales de Takahashi, pues a pesar de que sigue teniendo su toque inconfundible, el estilo de narración se aleja mucho de lo que suele hacer, evitando el humor absurdo de Ranma y Lamu, o lo fantástico de Inu Yasha y las historias de la sirena (que espero que Glenat traiga pronto, porque es de lo mejorcito de la autora) y vuelve a hacer algo más del estilo de la que para mi es su mejor obra, Maison Ikkoku.

Sin embargo, ni siquiera a esta se parecerán los relatos. Si bien digo que es más del estilo dado que son pequeñas historias costumbristas, más realistas de lo que estamos acostumbrados con esta mujer, aunque sin olvidar toques de humor. Aquí es donde vemos una Takahashi más intimista, que recurre menos al gag facil y ahonda más en situaciones que resultan ridículas por lo reales que son, como la pobre pareja a la que le dejan la basura los vecinos en la puerta, y como sus vecinos son el jefe de su marido y su esposa... no puede más que callar. Posiblemente el estilo de narración chocará a muchos, en especial a aquellos que solo hayan leído los mangas más famosos de la autora y que no haya tenido ocasión de disfrutar con otras cosas como 1 o W o One Pound Gospel, un manga que desgraciadamente nunca verá finalización, y eso que prometía mucho, mientras que otras historias siguen llenando páginas y páginas, capítulo trás capítulo y no llegan en ningún momento a buen puerto... (apenas hablo de inu yasha no...) Y es que por eso muchos opinan que las obras cortas son lo mejor que hace esta mujer, pues tienen una duración que de ninguna manera hace que se haga pesada, como ha conseguido ya en sus dos obras más largas, y curiosamente las más famosas posiblemente. En Ranma llegó a los 38 tomos y ni siquiera le dió un final digno, sino uno que podría haber sido el final de cualquier capítulo intermedio y haber continuado como si tal cosa, y en el caso de Inu Yasha, ya van por los 46 volúmenes y la cosa no tiene visos de que vaya a acabar pronto.

Como siempre suele pasar en este estilo de tomos, las historias tienen ciertos altibajos, pero en general mantienen un buen nivel, pero solo si te gustan el costumbrismo japones, es decir, historias con un pinguino como mascota en un edificio en el que no permiten animales, problemas con los vecinos, vecindarios cotillas que esparcen rumores por ahi... (una de las mejores historias sin duda). Si en cambio lo que te gusta es el estilo de humor absurdo del exhibe tanto en Lamu, mejor que evites esta compra, pues dificilmente lo disfrutarás.

En cuanto al dibujo, pues los que hemos seguido la trayectoria de la autora, sabemos que no ha cambiado demasiado con el tiempo. Digamos que tiene dos épocas, lo que hay antes de Maison Ikkoku, y lo que hay despues, pues es el manga en el que más se nota su cambio de dibujo. Este tomo lo podríamos situar en la época de Ranma, por lo que es bastante aceptable.

Valoración 7/10

0 esquinazos:

Se ha producido un error en este gadget.